daily biblical sermons

ENGLISH VERSION »
CONFESANDO A CRISTO DELANTE DE LOS HOMBRES
Fr. Steven Scherrer, MM, ThD
Homilía del sábado, 28ª semana del año, 20 de octubre , 2012
Ef. 1, 15-23, Sal. 8, Lucas 12, 8-12


"Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios; mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios" (Lucas 12, 8-9).


Es importante no sólo creer en Jesucristo en nuestro corazón, sino también confesarlo delante de los hombres. No debemos avergonzarnos de él ni tener una fe puramente personal y escondida de los demás. Una fe escondida no es suficiente, porque como cristianos somos llamados a ser testigos de Cristo en el mundo (Hch. 1, 8) y predicar a todos los pueblos el arrepentimiento y el perdón de pecados por medio de su muerte y resurrección. Para esto Cristo murió en la cruz como un criminal y resucitó de los muertos -para el perdón de los pecados de todos los que creen en él (Lucas 24, 46-48)-. En su muerte somos rescatados de nuestros pecados, porque él tomó nuestra parte en la cruz y sufrió la maldición de la ley por ellos (Gal. 3, 13). Por eso todo cristiano está llamado a ser un misionero que confiesa públicamente su fe en Cristo para el bien de todos los que lo oyen. Si hacemos esto, él nos recompensará; pero si lo negamos delante de los hombres, él nos negará delante de los ángeles de Dios. "Si le negáremos, él también nos negará" (2 Tim. 2, 12).


Hay algunos que han perdido su sentido del pecado. Creen que Dios no nos castiga por nuestros pecados, y que por eso pueden hacer cualquier cosa que quieren sin miedo de ser castigados por Dios. Han tan matado su conciencia al violarla tantas veces que ya no los acusa más, y por eso se sienten seguros, y así han llegado a la conclusión que Dios no castiga. Pero san Pablo nos enseña que "si le negáremos, él también nos negará" (2 Tim. 2, 12). Y Jesús enseña lo mismo: "Él que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios" (Lucas 12, 9).


Por eso es importante que no neguemos a Cristo delante de los hombres por nuestra manera de vivir ni por nuestra manera de hablar, sino que demos testimonio de él delante de los hombres al vivir según su voluntad y al predicar la salvación en Jesucristo para el bien de todos los que nos oyen.


No debemos ni negar a Cristo ni avergonzarnos de él delante de los hombres. San Pablo dice: "No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Rom. 1, 16). Aunque los filósofos griegos en Atenas menospreciaban la predicación de san Pablo (Hch. 17, 18), no se avergonzó de ella y siguió predicándoles, "el evangelio de Jesús, y de la resurrección ... pero cuando oyeron lo de la resurrección de los muertos, unos se burlaban, y otros decían: Ya te oiremos acerca de esto otra vez" (Hch. 17, 18. 32). Nosotros tampoco debemos avergonzarnos del evangelio, porque "el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles" (Marcos 8, 38).


Aun por nuestra manera de vivir debemos confesar a Cristo delante de los hombres y no negarlo delante de ellos. Los sacerdotes y los religiosos hacen esto, por ejemplo, al vestirse de un hábito religioso, de una sotana, o del traje clerical. No se avergüenzan de vestirse así dondequiera que vayan, y así son un recuerdo constante e importante para sí mismos y para todos los que los ven de Dios y de una vida consagrada a él. También viven una vida sencilla y desprendida, una vida de pobreza evangélica, que también es un testimonio a todos los que los ven de una vida que renuncia a los placeres del mundo (Gal. 6, 14) y que se dedica sólo a Dios con todo su corazón, sin división alguna de corazón entre los placeres del mundo. No tienen miedo ni se avergüenzan de confesar a Cristo delante de los hombres por su manera de vivir, que es muy diferente del estilo de vida del mundo secularizado alrededor de ellos (Juan 17, 14; 15, 19; 1 Juan 2, 15; Santiago 4, 4). Están cuidadosos de no sólo mezclarse con la cultura alrededor de ellos, y así negar a Cristo por su manera de vivir.

 

Archives
» 2014-2015 Year B Spanish
» 2013-2014 Year A Spanish
» 2012-2013 Year C Spanish
» 2011-2012 Year B Spanish
» 2010-2011 Year A Spanish
» 2009-2010 Year C Spanish
» 2008 - 2009 Year B Spanish
To receive my current daily Biblical sermons by email
Subscribe to DailyBiblicalSermons Free:
Enter Your Email Below and Click Subscribe




See my books!

Desert Living

Desert Living

Desert Living

All books are available and searchable on Amazon and Kindle.

Daily Biblical Sermons
© Copyright 2007-2009 Rev. Steven Scherrer, www.DailyBiblicalSermons.com. All are welcome to use the materials on this site, either via spoken or written form. However, if used in written form or retransmitted via internet or email, please INCLUDE the above copyright indication. Thank you.